IDENTIFICAN CINCO OPORTUNIDADES DE MEJORA EN LA GESTIÓN DE LAS PYME

Fuente: iprofesional 

En esta columna especial para iProfesional, Miguel Terlizzi, Director General de HuCap y autor del libro El Método RESE – Resultados Extraordinarios, Sustentables y Equilibrados, destaca la importancia de que las firmas pequeñas se enfoquen en el aprendizaje para lograr más y mejores resultados

Identifican cinco oportunidades de mejora en la gestión de las Pyme

La necesidad por la cual una Pyme debería profesionalizarse se da a partir de muchas causas y es muy frecuente observar diversas oportunidades de mejora.

En términos generales, estas organizaciones deben enfocarse al máximo al aprendizaje para lograr más y mejores resultados.

1) Falta de prácticas de gestión para alcanzar resultados sustentables y equilibrados
La más habitual oportunidad de mejora solemos observarla en aquellas Pyme que logran excelentes niveles de facturación y crecimiento, pero no generan prácticas de gestión que les permitan que dichos resultados sean sustentables en el tiempo y equilibrados para las distintas partes del sistema: accionistas, clientes, colaboradores y proveedores.

2) Desequilibro entre lo urgente (acción) versus lo importante (planificación)
Entender el contexto implica invertir tiempo en planificación. Esto es algo que en general muchas Pyme no hacen, sino que “se orientan a la acción”.

Esa manera de pensar, que es de carácter lineal y poco estratégica, se traduce en comportamientos como:“Siempre lo hicimos así y nos fue bien¨. ¨Para qué cambiar ahora¨, ¨Hagamos, después vemos¨.

Desde un enfoque sistémico y estratégico, se busca analizar diferentes perspectivas y escenarios planificando y considerando las distintas partes del sistema y sus interacciones. El razonamiento habitual sería: “Reconozcamos el contexto, luego pensemos en más de un plan o alternativa por si algo no sale bien o si el contexto cambia imprevistamente, como sucede en general y, entonces sí, pasemos a la acción”.

3) Falta de enfoque sistémico
La dificultad de ver totalidades se agudiza a la hora de comprender y analizar las diferentes interacciones de las partes que conforman determinado sistema.

La falta de interacción entre las áreas (producción, ventas, recursos humanos, administración, logística) es producto del escaso desarrollo organizacional o gestión profesional de los recursos humanos de la empresa.Se suele trabajar con mucha informalidad con lo bueno y malo que esto significa.

4) Falta de objetivos claros y visión compartida
Cuando las distintas partes de un sistema y colaboradores de una Pyme no tienen claro el destino al que se dirigen, el problema se potencia por la falta de una visión compartida positiva.

Ocurre muchas veces que la falta de visión compartida surge a partir de fijarse objetivos que si bien pueden ser claros, no favorecen el trabajo en equipo ni una buena interacción entre las áreas. Por ejemplo, pedirle a RRHH bajar el costo laboral, solicitando la reducción de dotación, suspensión de ingresos, disminución de beneficios, suspender actividades de capacitación y, a su vez, solicitarle al área comercial vender más y mejorar la atención o el servicio al cliente.

La visión positiva en general la tienen muy clara los fundadores, y no así el resto de la estructura. Influye un cierto recelo teñido de confidencialidad-secreto-misterio, de preservar aspectos claves del negocio. En las medianas o grandes empresas la información y los objetivos claros fluyen más naturalmente.

Es clave que los accionistas y dueños, de cara a la sustentabilidad de la Pyme, creen lo que llamamos cimientos fundacionales, como ser la misión, visión, valores sólidos, bien comunicados y compartidos.

En la mayoría de las Pyme, estos cimientos se consideran una pérdida de tiempo.

5) Concentración del poder, falta de delegación
Al nacer la empresa el fundador concentra los esfuerzos en hacer rentable una idea de proyecto, pero transcurrido cierto tiempo el modelo de estrategia organizacional (estructura, procesos, sistemas, capital humano) debe acompañar el desarrollo en función del contexto y nuevos desafíos en un entorno donde el cambio es permanente.

Un indicador de la falta de delegación se observa en la alta centralización en la toma de decisiones donde todo pasa o debe pasar por una o dos personas que concentran las decisiones estratégicas, operativas, importantes y urgentes.

En este caso, lo primero que debe reconocerse es si existe la necesidad de delegar o no. Lo segundo es si saben, pueden y quieren delegar. En cualquiera de las situaciones si no se alinean estas perspectivas los resultados pueden ser muy negativos.

Cometer errores
Los errores más comunes que comenten muchas Pyme suelen ser los factores de éxitos de muchas otras. Ejemplo, cuando el emprendedor o fundador de una pequeña empresa se equivoca, y aprende de esos errores, se atreve y cambia gracias a ello obtiene el éxito. Por el contrario, cuando se equivocan y no aprenden y no cambian, esos mismos errores lo llevan al fracaso.

Cuando tenemos claro el destino al que nos dirigimos y pensamos antes de actuar, los tropiezos son solo advertencias que nos dan la oportunidad de encauzar nuestras acciones. Pero cuando no lo tenemos claro, y más aún si no lo pensamos, el menor tropiezo se convierte muchas veces en el fin del camino.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: