Los números de 2013

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 52.000 veces en 2013. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 19 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Anuncios

RELACIONES HUMANAS EN EL TRABAJO – TIP 2

Organización formal e informal

Organización formal: es una estructura racional e intencional perfectamente definida e identificada, y relativamente estable donde la empresa encaja con exactitud a cada uno de los elementos que forman parte de ella.

La organización formal define el límite de las actividades de los individuos, fija la responsabilidad y autoridad, y el área de actuación de las personas para evitar interferencias con otros individuos de la misma organización.

Lógicamente está estructura no puede constituir un marco inflexible sino que debe tener un cierto grado de flexibilidad proporcionando a los individuos un ambiente donde desarrollarse plenamente aprovechando las capacidades individuales.

Organización informal: es una red de relaciones personales y sociales que no están establecidas por la relación formal y se reproduce instantáneamente cuando las personas se asocian entre sí, debido a la amistad, proximidad en el trabajo, fines en el trabajo, etc.

La existencia de estos grupos informales, influyen en el funcionamiento de la organización formal. Lo conveniente para la empresa es incorporar estas organizaciones informales a la organización formal procurando armonizar los objetivos de la empresa con los del individuo.

ESTRUCTURA ORGANIZACIONAL

La  estructura      organizacional   define   como   se   dividen,   agrupan   y   coordinan formalmente las tareas de trabajo. Existen seis elementos clave a los que necesitan enfocarse los gerentes cuando diseñan la estructura de su organización.

1. Estructura organizacional: constituye el  marco fundamental en el que habrá de operar el  grupo social, ya que establece la disposición y la correlación de funciones, jerarquías y actividades necesarias para lograr los objetivos.

2. Especialización del trabajo:   implica la necesidad de organizar, agrupar, dividir y asignar funciones  con el fin de que el trabajo de una persona se limite, hasta donde sea posible, a la  realización de una sola actividad.

3. Cadena de mando: Es la jerarquía organizacional, es la línea continua de autoridad que se extiende desde la cima de la organización hasta el eslabón más bajo.

4. Tramo de control o tramo administrativo: Significa la subordinación que un jefe puede  ejercer eficaz y eficientemente.

5. Departamentalización: es la      división    y agrupamiento de todas las funciones y actividades, en unidades específicas con base en su similitud.

6. Centralización o descentralización en la toma de decisiones: significa el grado de delegación que existe en una organización para la toma de decisiones.

Estos  componentes  definen  la  forma  que  tendrá  la  organización.  La  forma  es sumamente importante por que influye sobre el trabajo de los individuos.

Por ejemplo, una estructura muy vertical, con una larga cadena de mando y tramos de control corto no va a favorecer el trabajo en equipo, por el contrario, si queremos incentivar el trabajo en equipo necesitamos una estructura más horizontal.  Ya que una estructura horizontal genera un  ambiente más propicio donde la persona se sentirá más libre de dar sus opiniones en una reunión de trabajo con compañeros de jerarquía similar a la suya, o con su jefe o el jefe de su jefe.

Publicado en RRHH. 1 Comment »

RELACIONES HUMANAS EN EL TRABAJO – TIP 1

1. ENTENDIENDO LA ORGANIZACIÓN-A

LA ORGANIZACIÓN EMPRESARIAL

Ámbito donde se desarrollan los recursos humanos y del cual forman parte.

El conocimiento de la estructura y  la cultura de la organización es el primer paso para poder desarrollar la gestión y planificación estratégica de los recursos humanos.

La organización surge como una necesidad de los seres humanos para dar cumplimiento a sus fines personales.

Un individuo es muy poco recurso para hacer grandes cosas, por lo que las personas se ven obligadas a cooperar dentro del grupo social que integran.

La organización es el mecanismo que hace posible que los individuos trabajen eficazmente juntos.

La organización permite definir para cada integrante, la tarea que va a realizar, dividir y distribuir el trabajo entre los integrantes, y lo que es más importante; determinar las relaciones que deben existir entre ellas (relaciones humanas en el trabajo) y finalmente fijar las responsabilidades individuales para lograr los objetivos de la forma más eficaz y eficiente.

FASES DE LA ORGANIZACIÓN

Fase 1. Identificar y calificar las actividades, lo que determinará la división del trabajo para que cada integrante de la organización desarrolle su máximo potencial para el logro de los objetivos organizacionales.

Fase 2. Asignación de competencias y responsabilidades, una vez cumplida la fase 1, se deben distribuir las actividades y responsabilidades entre los integrantes de la empresa más aptos para la ejecución de las mismas.

Fase 3. Delegación de autoridad, se designa a cada puesto y persona la capacidad de actuar y responder por la ejecución de las tareas encomendadas.

Fase 4. Identificar las relaciones, definir para cada persona de quién debe recibir órdenes, ante quién puede hacer sus propuestas y a quién le debe rendir cuentas.

Publicado en RRHH. Leave a Comment »

Cinco pasos para recuperarse de un fracaso …

Fuente: iprofesional

Próximos a fin de año, las claves que los emprendedores deben saber para convertir un intento fallido en aprendizaje que puedan capitalizar en el futuro
Cinco pasos para recuperarse de un fracaso y tratar de alcanzar el éxito

¿Cuántas veces fracasó? Es la pregunta que suelen realizar potenciales inversores a un emprendedor. Pero, ¿en verdad es una clave para pronosticar el desenlace de su futuro proyecto?

Según un estudio de la Universidad de Harvard y, a diferencia de lo que muchos piensan (incluso renombrados inversores de Silicon Valley), los emprendedores que fracasan no tienen mayores probabilidades de tener éxito en el próximo plan, comparados con aquellos que emprenden por primera vez.

Por otro lado, el mismo estudio demuestra que para aquellos que tuvieron éxito en el pasado, sí es probable que se mantengan en la misma línea favorable.

La análisis que se desprende es simple: un emprendimiento fallido seguramente te enseñará qué no hacer, pero no te podrá decir qué sí hacer para tener éxito en el futuro. En cambio, quienes lo alcanzaron en el pasado, ya lograron decodificar cómo hacerlo, según consignó América Economía.

Sin embargo, los fracasos templan el espíritu por lo que uno aprende a evitar que la frustración lo envuelva. Está de moda hablar de resiliencia, que refiere a la capacidad de afrontar, sobreponerse y superar situaciones adversas. Los americanos lo llaman el “bounce back factor”, o factor de rebote y recuperación.

¿Por qué fracasan los emprendedores? Aparentemente son tres causas principales: mercado, equipo y ejecución. No hay un mercado dispuesto a comprar la “genialidad” ofrecida como producto, o si lo hay, la incapacidad está en venderlo; nula o mala conformación de un equipo emprendedor, lo que lleva a problemas entre los socios; e inadecuada ejecución durante el proceso que se traduce en resultados pobres.

Si bien algunos agregarían la falta de liquidez, por lo general suele ser consecuencia, y no causa, de las tres anteriores, según informó América Economía.

Si 2013 arribó con un emprendimiento fallido, a continuación el especialista uruguayo en emprendimiento Santiago Aramendia presenta una pauta de cinco pasos para ayudar a recuperarse y comenzar nuevamente. Algo que con el fin de año retoma sentido.

1) Minimizar las pérdidas: si el Titanic todavía no se hundió completamente pero uno siente que ya está perdido, los esfuerzos deben apuntar a salvar lo más que puedas, decidiendo y actuando rápido y con firmeza.

2) Hacer luto, pero enterrarlo pronto: de nada sirve lamentarse eternamente por lo que pudo haber sido, echando la culpa a los demás o a las circunstancias.

3) Realizar un balance: si uno no logra extraer algo positivo de la experiencia, en forma de aprendizaje, tal vez le convenga retornar a su antiguo empleo.

4) Recuperar el autoestima: nunca se debe perder la pasión por lo que uno realmente ama hacer, ya que es el combustible que lo motivará (léase, moverá) a levantarse cada mañana con ánimo para demostrarse (primero siempre a uno mismo, luego al resto del mundo) de que puede triunfar, disfrutando y siendo feliz, a lo largo del camino.

5) Montar nuevamente: en la medida que encuentre una nueva oportunidad en el mercado, emprenda de nuevo; pero esta vez: mejor acompañado, con menos recursos y más rápidamente para que descubra pronto si su concepto vende o no vende.

Un fracaso es algo que no funcionó, mientras un fracasado es quien deja de intentarlo.

Las nuevas metodologías promueven el “try fast, fail fast, fail cheap, and repeat” (prueba rápido, fracasa rápido y barato, e intenta de nuevo). Muchos pequeños fracasos son mucho más beneficiosos que un gran fracaso.

DIEZ COSAS QUE NO SE DEBEN COMPARTIR CON LOS COMPAÑEROS DE OFICINA

Fuente: iprofesional

Determinados comentarios en el ámbito laboral pueden generar inconvenientes e, incluso, pueden afectar seriamente la imagen personal frente a los demás. A veces el silencio es la mejor defensa. Cuáles son los temas que se pueden compartir y cuáles son “prohibidos” de tocar

Diez cosas que no se deben compartir con los compañeros de oficina

La mayoría de las personas pasan más tiempo en el lugar de trabajo con sus compañeros que en cualquier otro sitio. Por lo tanto es algo natural que se hablen de muchas otras cosas aparte de lo relacionado estrictamente de lo laboral.

De hecho, hablar de los diferentes aspectos es parte importante para construir una buena relacióncon los colegas.

Sin embargo, es importante saber dónde está la línea que divide a los amigos de los compañeros de trabajo.

Hay ciertas cosas que ellos no necesitan saber de uno mismo, incluyendo puntos de vista religiosos y políticos, así como las cuestiones personales, pero algunos individuos no parecen querer guardarse estos detalles.

No se debe olvidar que una conversación casual puede convertirse fácilmente en un chisme en la oficina.

Para evitar poner en riesgo la imagen profesional a continuación se menciona 10 cosas que nunca se deben compartir o discutir con los compañeros de trabajo, según un artículo de Univisión:

-Información salarial: el salario debe quedar entre el individuo y el departamento de Recursos Humanos. Si lo revelamos indica que no somos capaces de mantener un nivel de confianza.

-El historial clínico: dolores y molestias, la operación más reciente, problemas de infertilidad o el contenido de su botiquín pueden ser graves preocupaciones, pero deben quedar solo para uno mismo. Para la empresa, los problemas médicos constantes pueden suponer que vean a la persona como un empleado de alto riesgo.

-Denuncias de trabajo: las quejas constantes acerca de la carga de trabajo y los niveles de estrés no se verán con buenos ojos. Si no se está de acuerdo con la política y los procedimientos de la empresa, se debe abordarlos a través de los canales oficiales o callarnos.

-Lo que se gasta: para evitar que los compañeros especulen con el estilo de vida de un empleado o si está viviendo por encima de sus posibilidades, se debe evitar realizar comentarios sobre lo que gasta y en qué lo gasta.

-Detalles íntimos: No comparta los detalles íntimos sobre su vida personal. Eso es algo que solo le concierne al individuo y a su pareja. Se deben mantener los detalles personales en privado para evitar comentarios por las espaldas.

-Política y religión: tanto la fe como la política son temas muy delicados y tocan fibras sensibles de la gente. Se debe ser discreto y no intentar imponer los propios puntos de vista sobre los de los demás.

-Cambios de estilo de vida y problemas personales: rupturas sentimentales, divorcios, planes para tener un hijo, entre otros temas, solo se deben compartir si hay necesidad de ello. Se puede comentar pero solo a personas de confianza y en privado.

-Blogs y perfiles en las redes sociales: se debe tener cuidado con lo que se dice en las redes sociales o en el blog personal. Puede ser, incluso, más perjudicial de lo que se dice en persona porque se puede mostrar un lado totalmente diferente de uno mismo. Además cualquier individuo puede ver estos mensajes y un comentario puede “pasar factura” en el futuro.

-Resacas y fines de semana “salvajes”: es normal que se salga a divertirse el fin de semana, pero no se debe hablar de las fiestas “salvajes” o descontroles el lunes. Este tipo de información puede hacer que se vea a la persona como poco profesional.

-Comentarios racistas: se puede asumir que los compañeros de trabajo no se ofenderán, o pensar que un comentario algo racista es gracioso, pero nunca se debe hacerlo. Incluso, si se sabe con seguridad que a un compañero no le importará un comentario, no se debe hacerlo en el trabajo porque otros pueden oírlo.