Bienestar para promover la vida saludable

Entre la Organización Panamericana de la Salud, Oficina Regional para las Américas de la Organización Mundial de la Salud (OPS/OMS) y el Foro Económico Mundial se está trabajando para crear un movimiento social que promueva la vida saludable entre las personas, políticos, comunidades y empresarios.

 

Lo importante aquí es crear conciencia de la importancia que tiene el medio ambiente construido y natural y las condiciones socioeconómicas en la modificación de los factores de riesgo implicados en las causas de las Enfermedades No Transmisibles (ENT) y en la promoción de la salud y prevención de todas ellas.

Se entiende como ENT a las enfermedades cardiovasculares, respiratorias crónicas, diabetes y cáncer.

Las ENT son responsables de más de la mitad de todas las muertes en el mundo. La OMS afirma que 36 de los 67 millones de muertes en el planeta en el 2008 se debieron a ENT; 29% de las muertes de las ENT en los países de bajos y medianos ingresos en el 2008 se produjeron antes de los 60 años y 80% de los padecimientos prematuros de enfermedad cardíaca, accidentes cerebrovasculares y diabetes pueden ser prevenidos.

Además de incrementar las tasas de mortalidad temprana, las ENT también incrementan los costos de atención en salud, afectan el desarrollo, disminuyen la calidad de vida y el bienestar.

Diferentes sectores

El sector salud no puede solo. Todos los sectores del gobierno y de la sociedad deben trabajar juntos, asegura la OMS. La educación, los medios de comunicación, la agricultura, el comercio, el transporte, el medio ambiente, la planificación urbana, los consumidores, la economía y las finanzas, entre otros, deben estar unidos para frenar la epidemia de las ENT.

Prevención ante todo

La prevención es fundamental.

Por ejemplo, evitar el consumo de tabaco, las dietas malsanas, el consumo nocivo de alcohol y el sedentarismo, son fundamentales en la lucha contra las ENT.

No es suficiente el cambio individual, se requieren cambios sostenibles y sistemáticos en las políticas, entornos físicos y sociales y servicios sanitarios, que promuevan el bienestar. Así mismo, los lugares de trabajo, colegios y entornos sociales y comunitarios pueden servir como lugares donde se crean ambientes sanos y donde se promuevan comportamientos saludables. Allí, por ejemplo, que  se puede ofrecer alimentos sanos y promover la actividad física.

También se necesitan leyes y reglamentos que protejan a las personas de los riesgos  que causan las ENT. Muchos países en vías de desarrollo  requieren capacitación en cuáles son las reglamentaciones básicas que se necesitan para formular políticas dirigidas a fomentar la salud.

La OMS reconoce unas estrategias que son prioritarias ante las ENT, que son:

Reducir el consumo de cigarrillo con la implementación del Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, que abarca la aplicación de impuestos, control en la publicidad y comercialización de productos del tabaco y prohibición de fumar en espacios públicos.

Mejorar la alimentación y la actividad física, a través de políticas dirigidas a evitar la obesidad y promover hábitos de vida saludables, como son comer verduras y frutas y evitar  los alimentos procesados que contengan grasa, sal y azúcar.

Reducción del consumo de sal para prevenir y controlar la hipertensión arterial.

Disminuir el consumo de alcohol, a través de la aplicación de impuestos y regulaciones en la promoción y comercialización de estas bebidas.

Mejora de la atención, medicamentos y tecnologías esenciales, incluyendo insulina e hipoglucemiantes orales para diabetes, medicamentos libres de patente para el tratamiento del cáncer, vacunas contra el virus del papiloma humano para la prevención del cáncer cervicouterino y combinación de multimedicamentos para las enfermedades cardiovasculares.

Fuente: OMS-OPS